miércoles, 19 de enero de 2011

Cada ciudad es...















http://www.youtube.com/watch?v=9VtZXQq_vtA La Catalina!


UN NACE DONDE LE TOCA...

Uno nace donde le toca.
Nace, crece y se muere, muchas veces donde le toca.
Atado a un pedazo de mapa al azar,
entre tal calle y tal otra.
En una esquirla de la civilización.
En unos pocos metros en el mundo.
Pero aunque uno pase toda su vida intentando escapar,
yéndose o siendo de todos los lugares,
Aunque uno se arranque la piel y la intente olvidar,
uno siempre va a saber que en algún lugar en el mundo,
en un domingo frío como todos los inviernos
o la noche mas larga de todos los veranos,
va estar la ciudad, su ciudad, esperando por uno…

Cada ciudad,
es un montón de piedras y de sueños.
Cada ciudad,
Es una tribu en cajas de hormigón.
Cada ciudad,
Es un infierno en los suburbios
más lejanos de este cielo.
Cada ciudad,
Son 4 lucecitas de neón.

Todas las calles de toda ciudad llevan a un mismo lugar.
La inmensidad de un panal de cemento desbocado, por atacar.

Cada espejismo de cada ciudad,
fotos del mismo lugar.
Bloques al sol,
colección de hormigueros colapsados de humanidad.

Donde vibra el pan.
Donde hierven piel.
Donde todo es reloj.
Donde el sueño se suicida frente al televisor.

La marea gris.
La garganta gris,
armara su legión
con los hijos del insomnio en peceras de alcohol.

Un patrullero cruza la noche,
huyen las flores del boulevard

Cierran sus ojos las marquesinas,
se abren las puertas del hospital.

Mundo dentro del mundo,
en cada cuadra

Solos que viven juntos buscándose

Un ángel agoniza en la cantina.
Alguien pasa su vida perdiendo el tren.

Hay un río de zapatos y corbatas.
Un enjambre de automóviles huyendo.
Hay caníbales rompiendo la piñata.
Hija de un motor,
madre del malon.
Tumba de los perros de la calle que salieron a matar
por la ciudad


Hay un niño asesino perdido en la puerta de un subte.
Yace un tigre maldito escapado del circo de un juez.
Se ha dormido una noche de fiebre de abril o de octubre,
en la línea fantasma que une Moscú con Belén.
Una niña… le reza a ala virgen de nadie.


El poeta olvido para siempre cual es su ciudad.
Y en la esquina que venden al kilo la merca y la carne,
pegaran el afiche que libra del juicio final.


Y todas las ciudades son la Roma de Nerón
y siempre esta Berlín partida al medio.
Y las revoluciones rompen en el malecón,
y todos los quijotes se cayeron.
Y todas las murallas se construyen otra vez.
Y todas las muchachas son Julieta.
Y en todo el paraíso no hay lugar donde vivir.
Y siempre esta girando la ruleta


Hoy desperté en una ciudad, desconocida, furiosa y triste.
Queda de paso hacia un lugar…
Que ya no existe.

Con todo lo que tengo,
me aferro a lo que sea.
Al ruido de una feria.
La ropa en la azotea.
La puerta de la iglesia.
La esquina presida.
La luz de las estrellas,
distantes y distintas

Buscando el lado amable
Del mapa mas ajeno
La plaza impronunciable.
El árbol extranjero.
Me trepo hasta su copa,
de nombre en otro idioma
Creyendo en tus jardines
Y tu jardín asoma.

Siempre que escapo mi ciudad,
me esta esperando
Solo me pide que al volver,
vuelva cantando.

Si mi destino fue nacer en tus esquinas.
A cada esquina a de volver.
Cantando a de volver.
La Catalina.

Para volver
Hasta la cuadra de mi barrio y a tu puerta
Para volver a tu rincón y mi rincón en el planeta
Porque me diste la vida.
Soy de tu vida un retazo.
Tierra de todos mis dias.
Quiero morir en tus brazos
Mi ciudad